logotype

Una precisión sobre Canal 19

En estos últimos días muchos amigos y conocidos me han parado por la calle y me dan la enhorabuena por el regreso de Canal 19. En esas circunstancias, me veo en la obligación de aclarar que aunque lo parezca, por el logotipo y los colores corporativos de Canal 19 que se emplean en los anuncios de promoción, no es verdad que vuelva Canal 19. Así que tanto las enhorabuenas y felicitaciones como las quejas por lo que pueda venir no es en mi ventanilla donde habrán de depositarlas.

Para mi pesar  y disgusto,  las emisiones de Canal 19 Televisión cesaron  a las 0 horas del  1 de enero de 2012, por acuerdo unánime de Arriaca Televisión S.L., la empresa titular de su licencia de emisión (algo irrelevante en una comunidad autónoma en la que la Ley Audiovisual  nunca se ha cumplido), adoptado el 1 de diciembre en su consejo de administración. La empresa acordó también el despido improcedente de todos sus trabajadores, sin que me admitiera el plan de recortes y el ERE que, como director-general,  llevé al consejo para acomodar  al Plan de Negocio  de la cadena la crisis en el sector de la publicidad o los impagos por publicidad de instituciones como la Junta de Calamidades de Castilla-La Mancha. No fue posible, porque las empresas presentes en el consejo habían cambiado sus planes y decidieron no  invertir un euro más en Canal 19, aunque solo llevábamos poco más de un año emitiendo, y el Plan de Negocio no preveía traspasar el umbral de rentabilidad hasta el quinto ejercicio. Eran circunstancias ajenas a la propia cadena y que había que aceptar. Sin capital y financiación no hay proyecto empresarial que valga, y menos una televisión comercial que se creó para liderar el sector en Guadalajara, con una programación variada y una plantilla suficiente.  

Hacia mediados de diciembre, tres compañeros del canal me invitaron a participar en un proyecto comunitario que estaban diseñando. Les di las gracias por su amabilidad, pero decliné ingresar en su proyecto comunitario por razones que no vienen al caso. Yo les deseé suerte, y ahora lo reitero públicamente, porque hay que ser valeroso y joven  para embarcarse en un proyecto de televisión comunitario en medio de una depresión económica que no durará menos de dos años. Ojalá que sus expectativas profesionales y económicas en C19.2.0 superen a las que lograron conmigo en Canal 19 Televisión Guadalajara.

Estos ex compañeros formaron su empresa, y llegaron a acuerdos con el titular de la licencia y de los estudios de Canal  19, que tampoco vienen al caso. Y como cualquier empresario tienen libertad de contratación y su propia línea editorial,ya que Arriaca no les impuso ninguna limitación a este respecto.  

Sean mis últimas palabras para los compañeros de redacción, cámaras, comercial y administración de Canal 19 que no tuvieron ocasión de participar en el nuevo proyecto, y que ahora están en el paro. Todos lo estamos pasando muy mal, pero os repito que sois unos profesionales muy competentes, y que tarde o  temprano volveréis a tener un trabajo que os guste y por el que además os paguen. Porque esto no deja de ser un trabajo, que nos apasiona, pero un trabajo por el que se debe cobrar. Muchas son las decepciones  que he vivido en este año, alguna irrecuperable, pero tener la ocasión de haber sido vuestro director es algo que nadie me podrá arrebatar. Aunque 2012 va a ser el peor desde que hay democracia, quién sabe si cuando  salgamos de las tinieblas de la depresión  nos encontraremos en Canal 19 o en algún  otro parecido. Mientras tanto, mucho ánimo. Esto es lo que hay. Pero hay que superarlo.